PAISAJES INDETERMINADOS | MATILDE MARIN

«No es otra cosa sino un viaje sin tiempo y, aunque parezca absurdo, sin espacio, sin lugares. O más bien retazos de recuerdos, o lo que es lo mismo lleno de lugares en los que algunas vez estuvimos sin saber que habíamos estado una y otra vez.» Julio Cortazar

Las ideas y proyectos estéticos de Matilde Marín trascienden siempre el mero ejercicio del arte que, de todas maneras, hace tiempo alcanzó en ella un grado de destreza y refinamiento indiscutidos en la elaboración de imágenes. Su producción actual está enfocada en el rol del artista como “testigo”, registrando relatos sobre el mundo que habitamos, así como situaciones que se relacionan con el paisaje puro y su alteración natural o artificial.

Paisajes Indeterminados es la nueva obra de Matilde Marín que, junto con Paisajes horizontales y Paisajes intervenidos, completa la trilogía de registros fotográficos tomados por la artista en el territorio Sudamericano, a partir de los años noventa. Las fotografías describen destinos desconocidos y atemporales con escasas referencias geográficas, provistos de una naturaleza que cautiva con su simpleza. Los paisajes surgen al margen del espectador que contempla el horizonte como itinerario principal. La fotografía opera como registro y las intervenciones de Marín como indicios de su presencia en estos destinos inciertos que nos invitan a preguntarnos si el paisaje nos espera siempre con la misma forma.

Paisajes indeterminados se exhibirá junto a la serie El viaje imaginario de Kazimir Malevich, que constituye 16 fotografías intervenidas que presentan el producto de una búsqueda y de un descubrimiento multiplicado de las formas suprematistas en la vida contemporánea.

Marín toma fotografías de diferentes lugares y luego dibuja, retoca y proyecta sobre la imagen alguna de estas formas fundamentales –el cuadrado negro, el circulo negro, el rectángulo y el circulo blanco-, de tal suerte que las vemos libradas de cualquier atadura a la naturaleza, transmitiendo la sensación de que pueden aparecer donde sea que la mente y manos las produzcan, como signos de la capacidad humana de creación radical.

×

Los comentarios están cerrados.