Rogelio Polesello

Rogelio Polesello (Buenos Aires 1939-2014) es considerado uno de los grandes talentos, no sólo argentinos, sino latinoamericanos del arte moderno y contemporáneo. En 1958 se graduó como profesor de Grabado, Dibujo y Pintura en la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón. En 1959 realizó su primera exposición individual en la galería Peuser, donde empezó a investigar las posibilidades del arte óptico a partir de pinturas de composiciones geométricas vinculadas a la corriente constructivista. Al terminar sus estudios no tuvo duda de que se inclinaría por la pintura, aún así a lo largo de casi sesenta años indagó en diversas posibilidades de abstracción geométrica y óptica por medio de otras técnicas como el grabado y los objetos acrílicos, con los que logra generar efectos ópticos que descomponen la imagen. Por otro lado, desde temprana edad realizó trabajos vinculados al diseño publicitario, actividad que lo llevó a participar de experiencias que trascienden el mundo de la plástica e incluyen trabajos interdisciplinarios relacionados con la arquitectura, el diseño ambiental, el diseño textil, body painting e intervenciones en espacios públicos. En palabras de Mercedes Casanegra, “Polesello siempre habitó en el mundo de las formas y los juegos de la visión, que fueron su herramienta intrínseca. Sus propuestas buscaban el movimiento en lo estático y, con el objetivo de lograr una resonancia lírica, aplicó la vibración del espacio por medio del cinetismo”, generando desde allí un aparente movimiento en las obras y un cambio en la percepción del otro. A través de sus piezas en acrílico Polesello, que desarrolla a partir de los años `60, constituyen un capítulo central en su desarrollo, extiendo sus posibilidades mas allá del dibujo y la pintura. Es con ellas que experimenta la incidencia de la luz y el color en los objetos y los logra que la expresión pictórica se salga de la pared, invadiendo el espacio y generando un cambio de paradigma en la forma de comprender y observar el arte, no sólo en relación en su propio trabajo, sino también para el campo del arte argentino del momento, que en constante ebullición indagaba y experimentaba diversos medios, técnicas y posibilidades bajo la noción de que todo era posible. Por medio de ellas continúa estudiando el fenómenos del efecto óptico, abriendo el espectro de posibilidades. Otra de las facetas relevantes de la obra de Polesello fue la utilización de los espacios públicos, como por ejemplo su proyecto “Eclipse” (2001-2002) donde le fue encargado una obra para el Aeropuerto Internacional de Ezeiza (Buenos Aires). Lo mismo hizo al realizar escultural emplazadas en espacios públicos, ubicando su trabajo en escenarios alternativos. Rogelio Polesello fue siempre un artista de su tiempo, que supo transitar por búsquedas que se mantienen vivas aún hoy en la producción contemporánea. Su poderosa intuición y su visión-que percibía y creaba a un mismo tiempo-, su curiosidad absoluta, su afán por lo estético, fueron sus guías y lo condujeron a ver siempre un poco más adelante. A lo largo de su prolongada carrera, Polesello continuó interesándose siempre por las vinculaciones entre los mundos de las artes plásticas, el diseño y la industria. Su trayectoria estuvo regida hasta sus últimos días por las investigaciones visuales, que siempre emprendió como un “artesano industrial”. Las obras de Rogelio Polesello han sido expuestas en numerosos museos y galerías nacionales e internacionales. Obtuvo dos Premios Konex en 1982 en la disciplina Objetos y en 2012 en la disciplina Pintura: Quinquenio 2002 – 2006, cada una reconociéndolo como uno de los 5 mejores de la década. Entre sus exposiciones individuales se destacan la de la Unión Panamericana en Washington, 1961, III Bienal de París, Francia, 1963, Bienal de San Pablo, Brasil, 1965, Museo de Bellas Artes de Caracas,1966 y 1968, Universidad de Mayagüez, Puerto Rico 1966 y 197, Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, Bogotá, 1967, Centro de Artes Visuales del Instituto Torcuato Di Tella, 1969, Center for Inter American Relations, New York, 1973, Museo de Arte Moderno de Bogotá, 1973, Museo de Arte Moderno-Bosque de Chapultepec, México DF, 1973, Palais de Glace, 1995, Museo Nacional de Bellas Artes, 2000, Museo José Luis Cuevas, México DF, 2002 y Centro Cultural Recoleta 2005. En 2014 se llevó a cabo la primera retrospectiva a partir de su fallecimiento, “Polesello Joven 1958-1974” en el Museo MALBA con curaduría de Mercedes Casanegra, que tenía como objetivo revalorizar la producción de sus primeros años.